Estos son los beneficios para la salud que conlleva consumir comida que sea elaborada en casa

Cuando incorporas más comidas caseras en tu rutina diaria, reduces la dependencia a los alimentos envasados y los gastos en restaurantes anotando puntos a favor para tu bienestar por diversas razones, así lo asegura Pedro Luis Cobiella un especialista médico. 

Se ingieren menos calorías sin darnos cuenta. Los platos elaborados en casa suelen ser más nutritivos y además contienen menos calorías ya que podemos controlar los ingredientes que son usados y sus cantidades. Otro aspecto importante es que nos servimos menos porciones, sin dejar a un lado que no se consume postre o un cóctel. 

Estamos más consciente de lo que ingerimos. La mayoría de las personas tienden a comer apuradas o realizando múltiples tareas mientras se alimentan, situación que implica que, probablemente, no estemos atentos a lo que consumimos. Cuando nos encontramos  frente a un plato de comida que preparamos, es más probable que comamos de forma más consciente, detallando el sabor de cada alimento y de sus ingredientes. 

Comer en casa nos permite socializar con nuestros seres queridos. Es importante pasar tiempo con la familia y los amigos para el bienestar general. De esta manera podemos ahuyentar la soledad síntoma que se asocia con la depresión, las enfermedades cardíacas y otras afecciones. 

Estimulamos el cerebro. Los especialistas señalan que la mayoría de las personas no cuentan con mucho espacio para estimular la imaginación durante su día laboral. Sin embargo, es posible que cuenten con la oportunidad de ejercitar su creatividad al momento de cocinar, por medio de la experimentación con ingredientes y ajustando las recetas a su antojo. Para algunos esto se trata de una especie de placer pues es como si trataran de estimular una parte diferente de su cerebro.

En el caso de los adultos mayores, estos llegan a obtener beneficios cognitivos que son todavía mucho más poderosos al preparar una comida, así lo señala John Moore, DO, quien es el director médico de Aetna y además, especialista en salud de adultos mayores. “La cocina es una actividad buena y estimulante para ayudar a los adultos mayores a mantenerse ocupados y a utilizar la mente”, acota. Así mismo, sugiere que el aprendizaje de nuevas habilidades y tareas, como por ejemplo realizar la preparación de una nueva receta, podría retrasar el deterioro cognitivo. 

Y es que cocinar tiene la posibilidad de ayudar a construir una mejor autoestima en los adultos mayores. Comenta el Dr. Moore, que “El hecho de no depender de sus familias para que les preparen las comidas les brinda una sensación de independencia que agradecen”, (Señala que los cuidadores de adultos mayores que sufren deterioro cognitivo deben asegurarse de adoptar medidas de seguridad, por ejemplo, que las cocinas a gas estén apagadas cuando ya no estén en uso).

Bien se trate de cocinar tanto en grupo como solos, más allá del objetivo que conlleva llenar nuestro estómago, también logramos fortalecer la salud física y mental, mientras que los beneficios duran hasta mucho después de que hemos terminado la comida.