Lo que debemos comer si buscamos atraer a alguien

Siempre nos han dicho que el amor entra por el estómago, y ello posiblemente sea muy cierto y es una razón más para inclinarnos por una dieta saludable sin dejar a un lado las ayudas espirituales con amarres y hechizos de amor. A estas alturas, sabemos que no es necesario adicionar más razones si lo que buscamos es mantener una dieta saludable: cientos de estudios se han encargado de destacar los beneficios que conlleva para la salud consumir frutas y vegetales.

Pero cuando se trata de los hombres, un nuevo estudio señala un elemento más en favor de los alimentos sanos. De acuerdo a los investigadores de la Universidad de Macquarie, ubicada en Australia, las mujeres suelen preferir el olor de aquellos hombres que suelen consumir más frutas y vegetales, contrariamente a aquellos cuya dieta se encuentra mayormente basada en carbohidratos refinados, como los panes y las pastas.

De manera que, nuestro sudor envía mensajes ocultos que delatan la transpiración sobre nosotros. Ante ello, los científicos señalan: «Sabemos desde hace tiempo que el olor es un componente importante de la atracción, sobre todo para las mujeres», de este modo lo sostuvo Ian Stephen, quien es el autor de la investigación.

Así mismo, y desde el punto de vista evolutivo, el olor emanado de la transpiración resulta una señal distintiva de nuestro estado de salud, lo que directamente influye en la atracción que una persona pueda llegar a tener sobre otra.

Los menos atractivos son los carbohidratos

Con la finalidad de poner a prueba dicha hipótesis, Stephen conjuntamente con su equipo reclutaron a un grupo de 43 hombres de entre 18 y 30 años, e inicialmente procedieron a evaluar el color de la piel. Según los investigadores, el color de la piel refleja los alimentos que se han consumido, pues cuando se comen vegetales que son coloridos, la piel tiene la capacidad de tomar los tonos de los carotenoides, estos son los pigmentos que le dan a los alimentos su color rojo, naranja y amarillo.

Luego de haber completado una serie de cuestionarios relacionados con sus patrones de alimentación, los científicos les suministraron a los hombres camisetas limpias para ser usadas mientras realizaban ejercicio (sin usar desodorante ni ningún tipo de colonia).

Transcurrido un tiempo, las camisetas fueron presentadas a un grupo de 10 mujeres quienes se encargaron de describir las prendas en función de la atracción, intensidad del olor y presunto estado de salud. Aunque este se trataba de un grupo pequeño, las respuestas no dejaron de ser consistentes: los resultados determinaron que los hombres que consumían más frutas y vegetales eran más atractivos.

En el caso de los hombres que seguían una dieta que mayormente estaba basada en carbohidratos, fueron quienes resultaron los menos atractivos de todos, mientras que los que comían más carne, no variaron en cuanto al grado de atracción sino que emanaban un olor más poderoso, manera lo aseguraron las mujeres que llegaron a participar en el experimento.