Si quieres tomar un buen café, aquí tienes algunos trucos

Si tienes cerca una cafetera industrial quizás te podría parecer sencillo hacer un café, aunque debes saber que se trata de algo realmente complejo. En el transcurso de la historia, el café se ha convertido en uno de los productos más rentables para cualquier negocio, y es que posiblemente no conocemos a alguien que no le agrade tomarse un buen café en el desayuno, después de la comida o con el postre.

Hacer un buen café

Aunque existe gran variedad de desde siempre el espresso ha sido considerado el rey, porque es el preferido de la mayoría de los consumidores. Pero además, se trata de la base de distintos cafés que son los más solicitados en el mundo. Por ello, resulta fundamental conocer la manera exacta de cómo prepararlo bien.

Inicialmente, es esencial contar con un buen café. No debemos comprarlo ya molido, pues una parte esencial en la preparación de un buen café se encuentra en la molienda. De no ser así, se puede perder el aroma y el sabor, lo que afectará la calidad final del producto.

Pasos

Moler el café cuando se va a preparar la taza. Para molerlo se debe tener un cuidado especial, ya que de eso depende el resultado final. De acuerdo a los expertos, el punto de molido óptimo es aquel donde durante 25 segundos caen 25 mililitros de café en la taza. Para ello se emplea un molinillo de café profesional y de esta manera se obtienen los mejores resultados.

Seguidamente se prepara la máquina. Debemos cerciorarnos de que el filtro se encuentre bien limpio, así como la temperatura debe encontrarse en 90 grados mientras que la presión en 8.5 bares. Se utiliza entre 7 y 8 gramos de café molido, el mismo debe estar bien prensado. Luego del prensado, debemos colocar el café molido en la máquina para que el agua pase a través de él durante 25 segundos con la presión seleccionada.

Si el café es con leche, no se debe calentar a más de 65 °C. Una de las recomendaciones es utilizar tazas que sean cónicas ya que favorecen la cremosidad del café. Si tomas en consideración estás recomendaciones, entonces podrás preparar un café excelente en tu negocio. Pero, no debes dejar a un lado el hecho de, que para no cometer los errores que son más comunes como no limpiar la máquina entre la preparación de una taza y otra, moler más café del que se necesita y no controlar bien el punto de molido.

Otro de los detalles de gran relevancia y que resulta clave para la preparación de un buen café es contar con una buena máquina. Para ello se debe seleccionar una que sea de tipo industrial y de uso profesional que pueda ofrecerte todas las prestaciones que son necesarias para lograr hacer el mejor de los cafés.

Si el café es con leche, lo recomendable es usar leche entera ya que produce una crema más consistente y densa gracias a su alto contenido en grasa, pero conseguir espuma con este tipo de leche resulta más complejo, lo que requerirá de más técnica que si se usa leche semidesnatada o desnatada.